El gobierno de los segundones

Gobernar es un reto diario al que se ven sometidas miles de personas. Independientemente del número de subordinados, la responsabilidad es grande, porque estamos hablaando de seres con pensamiento y libertad. Algunas organizaciones equivocan el tiro cuando ponen en el timón a lebreles, en vez de situar a líderes.