El humor como lenitivo - parte II

Con lamentable frecuencia, un tirano suele ser sucedido por otro quien, con una excusa ideológica alternativa, acaba comportándose igual o peor que el predecesor