Nolentibus datur

El apotegma nolentibus datur (el poder debe entregarse a quienes no lo ansían) esboza lo hondamente beneficioso que es seleccionar dirigentes entre quienes no ambicionan cargos. El motivo fue bosquejado hace siglos por uno de los mayores expertos en formación de directivos.