Psamético II: El racismo como arma arrojadiza

El racismo, al igual que los nacionalismos viscerales, suele ser el fruto de un interés político y/o de la perversa intención de algunos mandatarios.

El faraón Necao II (610-595 a.d.C.) tuvo que enfrentarse a una sucesión de situaciones complejas. Los comienzos fueron buenos, pues ocupó Siria y Palestina, estableciendo su frontera septentrional nada menos que en el Éufrates.