Remota itaque iustitia

El final del siglo IV y comienzo del V de nuestra era no fue fácil en Europa. El Imperio romano tocaba a su fin. Aunque sus estertores se prolongarían hasta el 476 en Occidente, los indicios de su desaparición se anticiparon décadas.